El ‘Chapo’ da para 59 películas, 6 novelas y 301 narcocorridos


Image

Jack Black es otro candidato para el papel del Chapo.

Mientras aún nos hacíamos la idea de que Joaquín El Chapo Guzmán, el líder del Cartel de Sinaloa, estaba finalmente tras las rejas, Entertainment Weekly hacia una encuesta en su sitio web sobre quién podría protagonizar en una película al capo más poderoso del mundo.

¿Benicio Del Toro? ¿Demián Bichir? ¿Diego Luna?

Todos son excelentes candidatos, aunque tengo una ligera preferencia por Del Toro, quien hizo un muy buen papel en Traffic, donde interpretó a un policía que hace un trato con la DEA para desenmascarar a oficiales mexicanos de alto rango inmiscuidos en el narcotráfico.

Hollywood es lo primero que me viene a la mente cuando pienso en Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien fue arrestado la semana pasada por soldados de la marina mexicana en un edificio de departamentos en Mazatlán, Sinaloa.

No es por trivializar el tema, pero esta es una película que ya vimos: las autoridades arrestan, matan o dan con un narcotraficante de alto rango (véase Pablo Escobar, Amado Carrillo Fuentes, Ramón Arellano Félix, los hermanos Beltrán Leyva, etc.), pero el flujo de drogas jamás se interrumpe.

Los productores siguen cultivando o procesando droga, los distribuidores siguen transportándola de un lugar a otro a escondidas y los chicos en las esquinas de las calles de Los Ángeles, Chicago y Nueva York siguen vendiéndola en bolsas de plástico diseñadas para conservar la frescura de un sándwich. Por su parte, las células de los carteles continúan con sus campañas de extorsión, secuestro, asesinatos, corrupción y tráfico de drogas.

En otras palabras, para lo único que sirven estos arrestos es para darle un poco de entretenimiento a nuestras vidas aburridas. Y qué mejor que un personaje como Joaquín El Chapo Guzmán, quien escapó de una prisión hace más de 13 años en un carrito de ropa sucia.

Un guionista talentoso de Hollywood podría hacer una película solamente sobre su fuga de una prisión de máxima seguridad en México, y sobre los niveles de corrupción en los diferentes niveles del gobierno mexicano que permitieron que se escapara.

La revista de televisión, 60 Minutes, por ejemplo, podría hacer un documental sobre las narco modelo de México, incluyendo la esposa de Guzmán, Emma Coronel, quien fue una reina de belleza local en Sinaloa. CNN podría salir con un programa de una hora en donde se detalle con gráficas sofisticadas al estilo Osama bin Laden los túneles que conectaban las siete propiedades de Guzmán, los cuales utilizó para escapar por lo menos una vez de las autoridades mexicanas en Culiacán.

Algún hijo de Guzmán podría publicar un libro sobre la experiencia de ser el hijo del mítico capo mexicano, de la misma forma que Juan Pablo Escobar hizo el documental Pecados de mi padre sobre el mítico y desaparecido narcotraficante colombiano Pablo Escobar.

Univisión el mes pasado anunció la compra de los derechos de transmisión de una serie de televisión llamada El varón de la droga, que se inspira en la vida de Guzmán para darle competencia a Telemundo y a su exitosa telenovela La reina del Sur con Kate del Castillo.

Yo no soy mucho de películas, de Hollywood y de todo eso, pero consideraría seriamente la invitación a un rol en alguna de estas películas, digo, por si algún guionista está leyendo esto.

Me gustaría, por ejemplo, ser uno de los soldados de la marina que aparecen con el rostro tapado mientras suben a Guzmán a un helicóptero militar, pero no el que lo agarra del cuello porque no quiero ser el blanco de represalias. Siempre me ha gustado la idea de portar un uniforme y tener un arma larga, como en las películas de acción, especialmente cuando hay un helicóptero cerca.

Pero quizá sea mejor dejarles ese trabajo a los actores profesionales. No sé tú, pero Benicio Del Toro podría sacarse un Óscar. Sería justo dado que se lo robaron con Traffic.

Anuncios