¿Cómo se debe tratar a un niño que dice mentiras?


ImageMis hijas piensan que tengo ojos mágicos que saben descifrar cuando alguien está diciendo la verdad o la mentira. Todo comenzó como un juego cuando ellas estaban más pequeñas. Sin embargo, por ahora por lo menos, ellas sinceramente piensan que tengo poderes sobrenaturales.

– ¡Papá, mi hermana me quiere quitar la muñeca!

– ¿De quién es el juguete mija?

– ¡Mío! ¡Pero no me mires a los ojos!

– Regrésaselo ahora mismo.

Así es como resuelvo muchas de las disputas cotidianas del hogar. Ellas saben que cuando mienten para avanzar sus cínicas conspiraciones infantiles, es mejor no cruzar su mirada con la mía. No sé hasta cuándo voy a continuar fingiendo ser un polígrafo. Pero mientras tanto esto me está dando frutos.

Hace unos días mi hija de siete años se metió en problemas en la escuela, y le echó la culpa a un niño. Pero cuando empecé a hacerle más preguntas descubrí que su historia tenía demasiadas incongruencias. Le pedí que me viera a los ojos, y la verdad salió casi tan rápido como las lágrimas: fue ella la que había causado el problema.

Era la segunda mentira del mes. Unas semanas antes nos hizo pensar que no veía bien y la llevamos al oculista. Después descubrí que estaba fingiendo no ver las letras porque por alguna razón quería usar lentes.

La boca miente, los ojos no, le recordé.

Eso de mirar a los ojos para saber si una persona está diciendo la verdad no es del todo una fantasía. Nuestros movimientos corporales representan más del 50 por ciento de nuestra comunicación. Si no son los pies nerviosos los que nos delatan cuando decimos una mentira para avanzar nuestras cínicas conspiraciones de adultos, es la mano que rasca el cuello, que soba el otro brazo, o los ojos que se mueven como si estuvieran viendo un partido de tenis.

Después de sorprender a mi hija diciendo mentiras hice lo que cualquier padre moderno y preocupado haría: me puse a investigar en internet por qué los niños mienten y qué debo hacer al respecto. Y resulta que los niños que dicen mentiras no necesariamente van a crecer y convertirse en políticos mentirosos.

“Los padres no deben de asustarse si sus hijos dicen una mentira”, dijo un investigador canadiense de la Universidad de Toronto que realizó un estudio que ligaba la inteligencia de estos chamacos manipuladores con su capacidad de mentir.

Resulta que los niños más inteligentes mienten más porque pueden ocultar o justificar las mentiras con mayor facilidad. No estoy seguro si esto significa que debo sentirme orgulloso de que mi hija me dice mentiras.

Siempre hemos tenido, como sociedad, una obsesión por regular las mentiras, aunque todos mentimos de vez en cuando con diferentes grados de seriedad.

Es contra la ley, por ejemplo, mentir que has recibido la medalla militar Purple Heart; muchos de los políticos que van a la cárcel terminan siendo enjuiciados por perjurio y no necesariamente por los actos que cometieron; mentir a un oficial de la ley también es contra la ley. Y en Canadá, donde por lo menos un científico asegura que los niños mentirosos son más inteligentes, es ilegal decir mentiras en los medios de comunicación.

Aparentemente yo también comparto esta obsesión, al grado que miento para enseñarles a mis hijas a no mentir. Aunque bueno, sí se leer un poco los ojos y el lenguaje corporal de la gente. Fue una habilidad que desarrollé bien cuando era reportero de este periódico.

Mientras tanto, el castigo para mi hija fue lo que ella consideraría brutal: se le prohibió todo tipo de pantallas por cuatro días con opción a que sean siete, dependiendo de su comportamiento. Espero que aprenda su lección. Aunque creo que mis días de polígrafo están llegando a su fin.

El otro día la escuché diciéndole a su mamá que cuando crezca quiere hacer experimentos para saber si en verdad los ojos pueden detectar las mentiras. Sospecho que pronto tendré que confesar las limitaciones de mis poderes sobrenaturales.

Pero para entonces espero que ya esté acostumbrada a decir la verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s