Hipocresía republicana al negar ciudadanía a bebés


Por Hiram Soto

A los republicanos no les bastó cerrar las puertas de la legalización a jóvenes que fueron traídos a Estados Unidos de niños por sus padres indocumentados, como sucedió cuando hundieron en diciembre la propuesta de ley Dream Act.

Ahora quieren ir un paso más allá: arrebatarle la ciudadanía a todo niño que nazca de padres indocumentados.

Por lo menos así pinta el 2011, donde se espera una serie de propuestas antiinmigrantes en varios estados donde los republicanos se han fortalecido políticamente. Estos legisladores buscan emular leyes como la de Arizona, restringir acceso a colegios públicos, limitar servicios públicos a indocumentados y castigar a los empleadores que los contratan.

Pero quizás ninguna propuesta llama tanto la atención como negar la ciudadanía a hijos de indocumentados, no sólo porque enmendaría la constitución y retiraría un derecho fundamental a los nacidos en Estados Unidos, sino por lo inusual del blanco: los bebés.

Como padre, puedo entender que los bebés no son para todos.

Lloran mucho, especialmente al principio, y hay que alimentarlos en los momentos más inoportunos, incluyendo a las dos o tres de la mañana.

Son caros. Los pañales y la leche en polvo cuesta más de lo que deberían, y para variar, los recién nacidos rara vez sonríen, lo que me hace pensar que todos nacemos con algo de ingratitud.

Pero finalmente son tus hijos. Dios te los mandó y pues ni modo que lo regreses.

Por lo menos es lo que he aprendido de algunos de estos mismos republicanos que tanto dicen proteger la vida de los no nacidos al oponerse a que la mujer tenga el derecho al aborto.

El legislador de Arizona Russell Pierce, por ejemplo, quien encabeza una campaña nacional contra los bebés de los indocumentados, tiene muy claro que las mujeres embarazadas no deben abortar incluso en casos de violación o incesto.

Si fuera por él, estas mujeres tendrían que ver esos hijos nacer, cuidarlos, apapacharlos, alimentarlos, amarlos y mantenerlos por el resto de sus vidas. Así es como Dios lo quiso, ¿no?

“Siempre he creído en la santidad de la vida y en proteger a los más inocentes: los que no han nacido”, dijo Pierce en el 2009 a Arizona Right for Life, una organización que se opone a que la mujer tenga el derecho de abortar.

“Conozco las presiones y los retos que representa un bebé, pero la decisión no puede ser destruir una vida por la conveniencia de uno. Es una vida humana y merece protección moral y constitucional”, añadió.

Excepto cuando se trata de hijos de indocumentados, por supuesto.

Ahí sí hay que considerar los costos. Ahí sí se vale destruir una vida, como sucede con los jóvenes indocumentados fueron traídos a Estados Unidos de chiquitos y que están condenados a ser ciudadanos de segunda clase por más ambiciosos o brillantes que sean.

“Cuesta 6 mil millones al año el dar luz a estos niños en Estados Unidos, sin contar los miles de millones en beneficios y subsidios”, dijo Pierce hace unos días sobre los hijos de indocumentados en el canal de noticias Fox News Channel.

Me cuesta trabajo diferenciar entre la protección moral y constitucional de los no nacidos a la que se refiere Pierce, y a la protección moral y constitucional de los que acaban de nacer.

En el caso de los no nacidos se trata del derecho de vivir. En el caso de los nacidos se trata de vivir con dignidad.

Negar la ciudadanía a hijos de indocumentados es despojarlos de sus derechos constitucionales.

Lo que sí estoy de acuerdo con el señor Pierce es que los niños son responsabilidad de los papás, independientemente si estaban planeados o no.

De la misma forma los niños nacidos en Estados Unidos son responsabilidad del país,   la tierra que los vio nacer, independientemente si estaban planeados o no.

¿Será que Dios así lo quiso?

Anuncios

2 comentarios en “Hipocresía republicana al negar ciudadanía a bebés

  1. El sector mas radical de los republicanos ahora esta esgrimiendo la espada de Democles. Ser substituidos generacionalmente por los individuos que a este ritmo podrian ser mayoria en unas cuantas decadas, se convierte en un temor terrible, eso los hace caer en una lucha sin cuartel y disparar a todo lo que se mueva en esa direccion. Estaremos asistiendo a una de las planificaciones etnicas en los EUA mas absurda de la historia en este pais de la libertad? o estaremos asistiendo al fortalecimiento del imperio de la ley? aunque muchas leyes no son justas. Si es asi, los ciudadanos de este pais deberemos estar alertas y exijir a nuestros representantes que actuen conforme los intereses de sus representados. Y saber muy bien por quien votar, y saber tus derechos para saber exigirlos y defenderlos.

    • Me parecio genial esta analogia: “los hace caer en una lucha sin cuartel y disparar a todo lo que se mueva en esa direccion.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s