6 cosas que digo adiós al terminar la década


Con mucho gusto me despido del fax, mi amigo caprichoso.

Por Hiram Soto

La primera década del nuevo milenio terminó, y con ella también llegó o está llegando a su fin la era de artículos, costumbres y tecnologías que alguna vez formaron parte esencial de nuestras vidas, como los teléfonos fijos, las videocaseteras e incluso el tradicional noticiero de televisión.

Entre la nostalgia y el agradecimiento, quisiera tomar este espacio para escribir un breve epitafio para algunas de las cosas que diremos adiós junto con la década de los 2000.

Máquinas de fax: El otro día mandé un fax, pero de mi teléfono celular. No tuve que insertar un papel, marcar un número ni tratar de interpretar los ruidos de la máquina para saber si el mensaje urgente llegó a su destinatario. Simplemente tomé una foto del documento con el teléfono, edité la imagen (estaba algo oscura y la corté un poco) y la mandé al teléfono y correo electrónico de la otra persona. Más rápido, más ecológico y más seguro. Hasta luego, máquina de fax. En realidad nunca me caíste bien. Te tragaste más faxes de los que mandé.

El noticiero de las 6 p.m.: Ya sea de noticias o deportes, el noticiero de las 11 a.m, 12 p.m., 4, 5, 6, 10, 11 o el que sea, comenzó a ver su fin durante esta década, por lo menos para mí. Los tiempos de cortos promocionales como “40 heridos en un accidente en San Diego, todos los detalles a las 11” van quedado en el pasado. Si hay una noticia importante y quiero saber todos los detalles, voy a internet donde puedo encontrar la información de varias fuentes con fotos, videos y comentarios. ¿Ganó o perdió mi equipo de futbol? Qué esperanzas que me espere a las 11 p.m. Para esa hora ya estoy dormido. Simplemente reviso mis páginas de deporte en internet o leo lo que la gente está diciendo en Facebook y los goles en sitios como YouTube.

Anuncios de televisión: Nunca me han gustado los comerciales: son ruidosos (tienen un volumen más alto de lo que estabas viendo en caso de que no te hayas dado cuenta), suelen ser enfadosos, especialmente cuando incluyen payasos y dibujos animados, y siempre tienen la intención de venderte o convencerte de algo. Hoy, gracias a aparatos como DVR que graban la programación, simplemente no los veo. Tengo varios años utilizando esta tecnología y aún me sigue dando un gran placer adelantar todos los anuncios una vez que he grabado mi programa favorito. ¡Adiós anuncios!

Discos compactos (CD’s): Comencé mi carrera periodística escribiendo sobre música latina, y como consecuencia acumulé una gran cantidad de átomos comprimidos en la forma de discos compactos. Pero aparatos como el iPod o reproductores de MP3, que comenzaron a salir a principios de la década, han puesto prácticamente fin a esa era, y a mi colección de discos. Hoy en día mi música la tengo almacenada digitalmente y puedo tocarla casi donde quiera y cuando quiera. Lo que da más gusto de esta desaparición es que ya no veremos más discos compactos colgados del espejo retrovisor del auto.

Teléfonos fijos: El teléfono fijo está en sus últimos años. Aproximadamente el 27 por ciento de hogares en Estados Unidos solamente usan teléfonos celulares, y ese número está creciendo rápidamente, un crecimiento encabezado por personas mayores de 30 años y del grupo de jubilados, de acuerdo con cifras del gobierno. Aunque aún tengo un teléfono fijo en casa, rara vez lo uso. Y si suena, lo más probable es que sea alguien tratando de venderme algo. Resolución de año nuevo: cancelar mi teléfono fijo.

Hablar por teléfono: Parece que hablar con la gente por teléfono celular se está convirtiendo en algo de la década de los 2000. Podría parecer una exageración, pero la comunicación de hoy es más frecuente, rápida, corta, al grano e instantánea, y casi no involucra el hablar. Mi celular es una fábrica de mensajes de texto. Si quiero saber sobre alguien veo sus actualizaciones en Facebook o leo sobres sus intereses en Twitter. La ironía es que con la tecnología y el modo de comunicación de hoy se habla menos pero se conoce más a los amigos y a los seres queridos.

Anuncios

Un comentario en “6 cosas que digo adiós al terminar la década

  1. Bravo! Para esto sirven los periodistas. Para ilustrar al pueblo, para enseñar las novedades, los proyectos, las tendencias de una sociedad cada vez mas urbana y darse uno una vueltita por el futuro. Ya van varios articulos tuyos que leo con mucho agrado, yo tambien te auguro un exito completo en todo lo que hagas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s