El candidato demócrata Jerry Brown necesita despertar


Por Hiram Soto

Si bien la estrategia de la candidata republicana Meg Whitman es gastar lo que sea necesario para convertirse en la próxima gobernadora de California, su contrincante parece estar contento con hacer lo opuesto.

El demócrata Jerry Brown no ha lanzado hasta ahora ni un solo anuncio electoral, ha pasado poco tiempo en campaña, y se ha dedicado prácticamente a ejercer su función como actual procurador estatal de California.

Que así fueran todos los políticos, calladitos y trabajadores.

Su estrategia, o falta de estrategia, le ha dado resultado: a un poco más de dos meses de las elecciones de noviembre, ambos candidatos están prácticamente empatados en las encuestas, algo que ha desconcertado hasta a los observadores políticos más astutos, quienes pensaban que Whitman estaría varios puntos arriba después de gastar 100 millones de dólares.

Pero el empate en las encuestas no puede durar mucho.

La temporada alta de campaña empieza justo después del Día del Trabajo, y será entonces cuando el electorado comience a poner más atención en los candidatos y cuando las encuestas empiecen a brincar de un lado a otro.

Hace días escribí cómo la republicana Whitman gastó millones de dólares convenciéndonos de lo dura que es en cuanto al tema de la inmigración ilegal, y después ha gastado otros tantos millones diciéndonos que no es cierto.

Brown ha tenido suerte de que no tuvo gran oposición como Whitman durante las elecciones primarias de su partido, y, por lo tanto, no se le ha exigido mucho políticamente. Los ataques por parte de Whitman han sido contestados en parte con el silencio de Brown y en parte por anuncios financiados por los sindicatos estatales, que están del lado del procurador.

Con Brown, California tendría un gobernador experimentado: fue gobernador por dos mandatos (de 1975 a 1983), fue candidato presidencial tres veces, alcalde de Oakland en dos ocasiones, y actualmente es el procurador del estado.

La historia ve con relativamente buenos ojos su paso por el Capitolio de Sacramento, donde se dio a conocer como un gobernador frugal: en lugar de vivir en la mansión del gobernador, rentó un departamento cerca del Capitolio; en lugar de subirse a una limosina blindada, manejaba su carro para ir al trabajo. También fue conocido como un gobernador ecologista, y alguien que puso a una gran cantidad de minorías en puestos públicos.

Una de sus posturas más controversiales se dio en 1978 con su apoyo a la Proposición 13, una medida que limitó los impuestos prediales y que resultó en la pérdida de millones de dólares para distritos escolares, ciudades y condados.

Lo que Whitman tiene en dinero, Brown lo tiene en experiencia. De ganar las elecciones, se convertiría en el gobernador de mayor edad en la historia del estado con 73 abriles al momento de tomar posesión.

El electorado también tendría en Brown un político poco ortodoxo.

Tras dejar la gubernatura en 1983, viajó a China y a la Unión Soviética, estudió español en México, vivió medio año en Japón estudiando budismo, incluso trabajó para la madre Teresa en India (Brown también es un ex seminarista católico). Después se convirtió en conductor de un programa de radio.

A finales de los 1980 fue elegido como jefe del Partido Demócrata en California, y en 1990 fue criticado por no haber gastado suficiente dinero en anuncios de televisión, lo que muchos consideraron como una razón por la cual los demócratas perdieron varias contiendas clave en ese momento.

Brown aparentemente no ha aprendido esa elección. Sus escasos anuncios son bienvenidos para quienes detestamos comerciales políticos que generalmente carecen de veracidad. Sin embargo, de no tener una campaña fuerte será dominado con facilidad por Whitman, que tiene mayores recursos y que sabe cómo usar la internet a su favor.

Whitman, la ex ejecutiva de eBay, ya demostró que sabe tener presencia en línea.

Su campaña compró el nombre de Jerry Brown en internet, y quien busque ese nombre hoy en día se encontrará con un sitio dedicado a desacreditar al candidato.

Whitman también tiene un sitio de internet en español, con actualizaciones frecuentes y fotos con la candidata y miembros de la comunidad latina. Brown, por su parte, ni siquiera tiene una página en español (tiene un traductor automático del contenido en inglés).

¿Podrá este veterano candidato sacar otro as de la manga?

Tendrá que tener más inteligencia que dinero para ganar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s