Latinos que apoyan ley de Arizona no son traidores


Por Hiram Soto

Son la minoría de la minoría. Pero no por eso sus opiniones hacen menos ruido.

Tienen apellidos como Hernández, Jiménez o García. Algunos tienen la piel morena, los ojos cafés y hasta tienen acento cuando hablan inglés.

Son los latinos que apoyan la trascendente y divisoria ley de Arizona que entró en vigor esta semana.

No hay muchos de ellos. Sólo dos de cada 10 latinos, según las encuestas.

Pero el otro día recibí un mensaje de una de estas personas.

“Ustedes son un grupo de losers (perdedores)”, decía el mensaje, escrito en español, refiriéndose a los indocumentados.

“¿Por qué quieren seguir viviendo del Welfare, Social Security, Medical? Ustedes todo quieren gratis. Los lugares donde viven los latinos son muy notorios por la suciedad. Lárguense”, decía este comentario cuya intención, más allá de ser expresado, era insultar y lastimar.

No puedo evitar preguntarme qué lleva a latinos a hablar de otros latinos de esta manera. ¿Acaso no les molesta que la ley permita a los policías exigir documentos migratorios a personas sospechosas de estar en el país ilegalmente con base en su apellido, acento, color de piel, ojos o cualquier pista de que la persona sea de un determinado grupo étnico o racial?

¿Será que estos latinos son víctimas del entorno en donde crecieron en sus países de origen, en donde en sus hogares se cultivaba el desprecio hacia la gente morena o de clase trabajadora?

Me pregunto también si estas son las mismas personas que emigraron a Estados Unidos con gran facilidad al casarse con algún ciudadano estadounidense, o porque algún pariente les consiguió una visa. Porque para ese tipo de personas el sistema de inmigración actual funciona bien, y se sorprenden cuando otros no pueden hacer lo mismo que hicieron ellos para entrar al país.

Son pocos los latinos que públicamente han apoyado la ley SB1070, que desgraciadamente se ha convertido en el ejemplo a seguir en por lo menos cinco estados del país, y que ha colocado nuevamente el tema de la inmigración ilegal en la conciencia nacional. Quizás poco latinos apoyan esta ley porque algo en su conciencia les impide alinearse con políticos a quienes no les importa tener que violar los derechos civiles de estadounidenses latinos con tal de aplastar o expulsar a la comunidad indocumentada.

Hace unos días un grupo hispano hizo el inusual anuncio de declararse en favor de esta ley.

La Asociación de Republicanos Latinos de Arizona se convirtió en el primer grupo en el país en públicamente apoyar la ley SB1070. Su posición fue tal que incluso presentó un pedimento para intervenir en la demanda interpuesta por el Departamento de Justicia en contra de la ley SB1070.

Lo hizo argumentando que el gobierno de Obama no ha hecho lo suficiente para detener el flujo de inmigrantes a través de la porosa frontera de Arizona, y que, por lo tanto, el estado tenía que tomar la justicia en sus propias manos.

El presidente de esta asociación, Jesse Hernández, dijo que ha recibido más y más llamadas de latinos conservadores que viven en el clóset y que apoyan esta ley, aunque aparentemente lo hacen desde la privacidad del cuarto más oscuro de su casa.

La mayoría de ellos son hijos de inmigrantes ilegales, como él, o personas que se hicieron ciudadanos estadounidenses utilizando el sistema vigente, explicó. Diferenció a estos latinos de otros hispanos por la manera en que emigraron al país y la forma en que ven su pertenencia a esta nación.

Los latinos que piensan como él son personas que “no podían creer la felicidad y el gusto que sintieron cuando se convirtieron en ciudadanos naturalizados”, dijo al periódico Arizona Republic. “Tuvieron que trabajar duro por ello. Era una ambición. Era como obtener un diploma universitario”.

¿Pero qué acaso los latinos inmigrantes en contra de esta ley no sienten la misma felicidad al jurar lealtad a los Estados Unidos, o no tienen la misma ambición, o no trabajan duro por ello, o no quieren rectificar su situación migratoria?

Es fácil caer en la trampa y decir que estos latinos son traidores de su cultura, su gente, y que han olvidado sus raíces. También es fácil decir que son racistas o prejuiciosos. Y puede que lo sean.

Pero quizás más que eso, son personas que repiten los mismos argumentos desacreditados de grupos como los Minutemen o políticos extremistas como los autores de esta ley.

A final de cuentas, no son traidores.

Son ignorantes.

Anuncios

4 comentarios en “Latinos que apoyan ley de Arizona no son traidores

  1. Con la palabra que concluiste tu articulo, “ignorantes” lo resume todo. Desafortunadamente asi es, Han heredado en su formacion cultural, el desden que sentian por los indios sus antepasados, traen en su formacion, el veneno de la repulsion hacia otros que ven inferiores a ellos, la poca estima que ellos experimentan, la traducen en una conviccion de descredito a sus hermanos de sangre a los necesitados, a los que buscan un trabajo decente para llevar comida a su casa. El linaje que se despierta despues de la guerra de independencia en Mexico para situarse en una posicion social arriba de los indios, tiene sus efectos todavia en las generaciones de familias que han arrastrado el descredito de sentirse indios, o mestizos. Pero al mismo tiempo estos han quedado atrapados en la ignominosa generacion de los que se creen blancos, espanoles, o Europeos y ahora gringos. Ignorancia pura.Esto me recuerda a una sra. que era mi amiga hasta que me platico que fue a una carniceria y que el carnicero le dijo “que mas quieres?” y ella indignada le contesto: a mi tu no me tuteas. Esos que repudian la ley de Arizona y esta mujer son de la misma estirpe.

  2. El apoyar es tipo de leyes con argumentos ofencibos y tontos, no es valido pero en lo personal creo que la gente que realmente da su opinion siendo latino a favor de esta ley es por que en verdad cuenta con los argumentos necesarios y a encontrado en esta misma intereses o preferencias a su perspectiva. En mi caso me es molesto ver gente latina expresandose mal del mismo latino resultando ser algo ironico. pero sin embargo yo apoyo esta iniciativa pues he encontrado muchos puntos a favor de esta y dada las situaciones de inmigracion en los ESTADOS UNIDOS me resulta sencillo concluir que no es obligacion de un pais extrangero el ofrecer una calidad de vida mayor a millones de indocumentados, cuandoe sto es dever de los gobiernos de las naciones de donde proceden como es el caso de mexico en el cual el gobierno mexicano no hace nada por cerrar ni vigilar sus fronteras y hace dependiente de su economia las divisas procedentes de estados unidos, por lo cual la solucion no parte en una reforma migratoria pues mientras aya mala calidad de vida en lso paises de donde proceden los inmigrates es por obviedad que seguiran llegando a EUA miles de inmigrantes. El problema de inmigracion se deve solucionar desde la raiz osea en los gobiernos correspondientes de estas personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s